Película. La Saga Completa de Crepúsculo. “Amanecer Parte Uno” de Bill Condon, 2011

Al igual que hicieran con “Harry Potter y las Reliquias de la Muerte”, los creadores de la Saga de Crepúsculo decidieron que el último libro, “Amanecer”, era demasiado amplio y complejo para convertirlo en una sola película. De ese modo, “Amanecer” quedó dividida en dos filmes, el primero de los cuales llegó a las salas cinematográficas en 2011. Aquí va mi comentario sobre el último capítulo (aunque dividido en dos) en una saga que de las tres primeras, sólo se salva una. Si “Eclipse” representó una mejora sobre las dos primeras, esperaba que “Amanecer Parte Uno” fuera un paso hacia arriba respecto a la famosa historia de Stephanie Meyer… Aquí mi opinión.

Amanecer 1 - Portada

La historia inicia con Bella y Edward planeando su boda. Entonces tuve una impresión que ya había tenido antes. El vampiro culposo que es Edward nos dijo un millón de veces en las primeras películas lo peligroso que es, lo sanguinario y monstruoso; entonces se lo vuelve a decir. Le cuenta la historia de cuando fue un vampiro asesino, él dice que lo hace para que Bella sepa a qué le tira, pero en realidad suena a que quiere que se eche para atrás… Ay, Dios Santo, ayúdale a quien haya escrito esto. Pero como la historia es cobarde (ya lo habíamos platicado antes) pues resulta que Edward sólo mató gente mala. Excelente, es un vampiro a la Batman, le chupa la sangre sólo a quienes se lo merecen. ¿Entonces? ¿Eres bueno o malo? ¿Qué le estás queriendo decir a tu novia? ¿Que eres malo porque mataste gente o que eres bueno porque sólo mataste asesinos, ladrones y violadores? Vaya cosa…

Pero bueno, Bella le dice no importa, que el trato se mantiene. El tipo queda encantado y los planes de casamiento continúan. Y aquí llega un momento muy bueno que la película no aprovecha: Bella sueña con una boda sangrienta, con todos los asistentes muertos (vampiros, hombres lobo y humanos por igual). ¿Y luego qué? Nada. ¿La película explora el miedo que el sueño sugiere, las dudas de convertirse en una vampiro que se alimentará de sangre por el resto de sus días, el peligro en el que pondrá a su familia, la dificultad ante soportar le antojo de sangre humana? Despierta del sueño y corte a lo que sigue. Claro… ¿por qué meternos en los temores justificados y comprensibles de un personaje si podemos volver a los diálogos superficiales entre adolescentes que habíamos dejado en la segunda película?

Cuando Jacob va a ver a Bella (ya habiendo aceptado que no es suya, sino del vampiro) se entera de que Edward va a tener su primera relación sexual con ella antes de convertirla. El hombre lobo se pone como loco, le dice a Edward que no puede hacer eso, que es un desgraciado, que la va a matar. Esta información no es nueva, porque en otras ocasiones ya el vampiro había hecho un comentario al respecto: un vampiro es demasiado fuerte y, en un arranque de pasión, podía partir a su novia humana a la mitad. Bella se enoja con Jacob y vámonos, a lo que sigue.

La boda es demasiado larga para ser un convencionalismo. Todo es perfecto, los vestidos son inmaculados y los trajes sin la menor mancha. El juez (o ministro o lo que sea) realiza una boda corta que está, sin embargo, rodeada de miradas y miradas, sonrisas y más sonrisas, besos largos, largos, largos y más largos. Es el “puede besar a la novia” más interminable en la historia del cine. Y, acabando la boda, llegan los discursos y los abrazos, las despedidas y las lágrimas. El discurso de Charlie, el papá de Bella, me hizo reír mucho, no puedo negarlo.

Amanecer 1 - Boda

De ahí se van a Río de Janeiro a su luna de miel. No se quedan en la ciudad, sino que toman una lancha hasta una isla privada que pertenece al papá de los Cullen. Al centro hay una casa preciosa, minimalista y muy romántica… ¡pero nada más! ¿Cuánto van a estar estos dos de luna de miel? ¿Se van a pasar toda una semana o dos metidos en esa casa? ¡No hay nada que hacer! Y para aquellos que me digan: “pues se la van a pasar haciendo lo que uno hace en las lunas de miel” déjenme seguir platicando del asunto, para llegar a mi segundo momento de hartazgo en este filme.

Pues resulta que en un momento muy bien logrado, Bella se pone muy nerviosa de perder la virginidad y no sabe cómo vestirse para el momento. Decide finalmente desnudarse y alcanzar a Edward entre las olas del mar. Muy bonito, muy poético. Y luego de besarse entre las aguas y bajo la luna, llegan a la habitación, en donde Edward deshace la recámara a causa de su pasión. Destruye los pilares de la cama, los tablones de las ventanas y deja las almohadas rasgadas y lloviendo plumas. Al otro día Bella tiene ganas de más, pero se da cuenta de que tiene un par de moretones en los hombros y en las piernas. Cuando el señor vampiro-depresivo ve los moretones, jura no volver a hacer el amor con ella hasta transformarla, ya que le está haciendo daño. Ella le dice que no pasa nada, que no se siente lastimada, pero a él poco le importa y no la vuelve a tocar en toda la luna de miel. Por ello pregunto… ¿qué hacen metidos en esa casa dos semanas?

Pues jugar ajedrez. Bella y Edward se la pasan dándole al ajedrez en compañía del amanecer en el mar de Río de Janeiro. ¡Vaya cosa! No sé cómo esté narrado en los libros, pero en la película Bella tiene unos moretones que cualquiera se provoca pegándose con los cajones del armario. Pero Edward los ve y se deprime como si ella necesitara la amputación de la rodilla hacia abajo. Bella todos los días se le echa encima y él, bien macho sufridor, soporta la pasión y le dice que no quiere lastimarla. ¡De nuevo la saga no cumple lo que promete! Tres películas nos vienen diciendo que el sexo entre una humana y un vampiro partiría a la humana a la mitad, hasta Jacob se enfureció por ello. Y en el momento que el director debió mostrarnos que la cosa iba en serio, nos intenta convencer con una recámara rota, un par de almohadas destruidas y tres moretones de poca monta.

Y ahí es cuando a ella le empiezan los mareos. Bella y Edward se preocupan, parece ser que van a ser papás… es algo que no sucede en el mundo de los vampiros, no existen niños vampiros, incluso los Volturi castigan con la muerte a aquellos que conviertan en vampiro a un infante. Llaman a la familia para preguntarle a papá Cullen qué está pasando. Y aunque transcurren apenas un par de días, Bella ya tiene un embarazo de meses… el niño vampiro está creciendo a pasos agigantados.

Amanecer 1 - Bella enferma

Regresan a Estados Unidos y la salud de Bella empieza a decaer de manera grave. El papá Cullen le dice que el niño la está matando y que tiene que abortar si no quiere morirse. Edward y la mayoría de los Cullen apoyan esta moción, pero Bella está necia: no va a matar a su bebé. Los hombres lobo se enteran de que Bella está embarazada y concluyen que el niño en sus entrañas debe ser un demonio o algo peor, pues los vampiros no pueden embarazarse. En una escena terrible de mala, los lobos mal hechos a computadora se comunican entre sí. Mala, muy mala decisión de Bill Condon. Los lobos, durante las películas anteriores, se comunicaban con gruñidos… aquí ponen caras raras y escuchamos sus voces en voice over… ¿Por qué no hacerlos humanos para tener esa charla? ¿Por qué no dejar que se entendiera la idea a través de gruñidos solamente? Ah, lo olvidaba, los escritores de esta saga están convencidos de que el público es tonto… o creen que ese diálogo es demasiado complejo. ¿Y lo es? Desde luego que no. Lo único que pasa en la escena es que Jacob se niega a atacar a Bella. Sus hermanos lobo le dicen que está con ellos o contra ellos y él decide que su lugar está junto a su amada… Muy complicado el asunto, supongo.

A partir de este momento la película se vuelve leeenta. Bella está en casa muriéndose, Edward quiere que aborte y Jacob se queda afuera para proteger que ella no sea atacada por los otros hombres lobo. Éstos, a su vez, amenazan con comerse a cualquier Cullen que deje la casa. Finalmente a los vampiros se les ocurre que Bella tome sangre humana (sacada de transfusiones) para que el bebé deje de comérsela a ella. La técnica funciona superficialmente, pues aunque Bella se siente un poco mejor, sigue muriéndose. En algún punto Edward le lee el pensamiento a su hija no-nacida y olvida por completo la idea del aborto… Por fin están juntos en esto, pase lo que pase. Jacob, en cambio, se pasea junto a Bella cada que puede para pedirle que aborte. Ella sigue montada en su macho.

Finalmente un día llega el momento de parir. Aunque ninguno de ahí es doctor (y el único doctor logró escapar de la casa para conseguir más sangre), hacen todo lo posible para sacar a la bebé sano y salvo. Una vez que la bebé está afuera, Bella no parece recuperarse en lo absoluto. Jacob está presente, furioso con Edward, quien lloriquea como señorita porque no sabe qué hacer. La muerde para convertirla en vampiro, le inyecta veneno vampírico directo al corazón, pero ella no responde y finalmente muere. Jacob culpa a Edward y, furioso, sale de la sala de operaciones para matar de una vez a la recién nacida, pero no lo logra.

¿Pero por qué no lo logra, si está furioso? Pues porque recordemos que los responsables de esta historia no le quieren hacer daño a ninguno de sus personajes y así como no son lastimados en batalla, tampoco sus corazones se ven heridos. Y como Bella ya se murió (o en su defecto ya decidió quedarse con el vampiro), pues a Jacob había que encontrarle la felicidad a la fuerza… ¿dejarlo lidiar con la pérdida y el desamor? No, ¿para qué? Si como autores podemos forzar el final feliz de una manera simplona y sacada de la manga.

Amanecer - Renesmee

Resulta que los hombres lobo tienen un proceso inconsciente a través del cual se vinculan con una persona que será su alma gemela. Pues a Jacob le pasa esto con la hija de Bella; la bebé está destinada a crecer para convertirse en el amor de su vida. No sólo se resuelve que el corazón de Jacob quede mayormente intacto, sino que los hombres lobo que querían matar al bebé, al saber que está destinada para Jacob, se dan la media vuelta y se van. ¡Claro! Matemos dos pájaros de un tiro. No tiene sentido complicar el argumento, meter a los Cullen en problemas con la tribu de hombres lobo, buscar una salida creíble y honesta para el conflicto. Como los hombres lobos son “buenos” y los Cullen son “buenos”, había que evitar una batalla entre ambos para que hubiera felicidad forzada en todos lados. ¡Vaya cosa!

Cuando el papá Cullen llega, asegura que Bella tiene todavía pulso. Entonces limpian el “cadáver” y, un segundo después, las heridas de Bella van desapareciendo, ella recupera el color y la salud en un santiamén y abre los ojos, que ahora son rojos. Bella se ha transformado en un vampiro. Y, con esto, la película se va a créditos, dejando a los espectadores colgados de la lámpara.

Bueno… resulta que mi hipótesis fue incorrecta. Dije al principio de este texto que seguramente la saga crecería luego de que “Eclipse” lograra un resultado medianamente decente. Pues no, esta película vuelve a la mala construcción de las primeras dos películas: momentos laaaargos que pudieron contarse en dos minutos; secuencias interminables en las que no pasa nada (la luna de miel de Bella y Edward se vuelve aburrida y cansada luego de lo mono que resulta el primer encuentro sexual). El 70% de la película se desarrolla en la sala de los Cullen, con Bella flaca, pálida y chupada neceando con tener a su bebé mientras todo el mundo le pide abortarlo. ¡Y literalmente no pasa otra cosa, eso es todo!

Amanecer 1 - Bella Vampira

Para acabarla de fastidiar, Bill Condon llamó al músico de la primera película para escribir la banda sonora de las dos últimas, lo cual le resta al filme todo el poder que había logrado “Eclipse” en buena parte gracias a su musicalización. ¿Qué es rescatable de esta película? Algunos momentos. En todo lo mala que es esta ensalada, se le pueden expurgar chispazos muy buenos. Por ejemplo: los discursos de la boda son muy divertidos, la noche de bodas es muy romántica y hermosamente filmada y la secuencia final (el parto y muerte de Bella) es muy intensa y emocionante.

Ahora, ¿estos momentos qué tan valiosos son? No mucho. Una vez que la historia ya nos demostró con creces que ninguno de los protagonistas va a sufrir daño alguno, sabemos que Bella se va a convertir en un vampiro, así que todo el escándalo sobre su muerte no nos sirve de nada. Ya sé, ya sé, me pueden decir que, habiendo una quinta película, era OBVIO que Bella no moriría en ésta. Lo sé, pero por favor, hay que mantener cierto nivel de suspensión de la incredulidad y las reglas internas de esta saga (sus constantes trampas, su evitación de las dificultades, su falla para cumplir promesas y su obsesión con siquiera rasguñar a sus protagonistas) la interrumpen cada dos minutos.

También tengo que aplaudir los efectos especiales de Bella enferma. Sí, los hombres lobos apestan y se ven más falsos que René y Gonzo entre los animales de una granja, pero la Bella moribunda está insuperable. A través de los efectos especiales la convirtieron en un hueso, con los ojos hundidos, el cabello cano y muerto, la piel delgada y la mirada perdida. Bravo por esas imágenes tan convincentes.

Y dicho esto, ya sólo me queda una película de vampiros brillantes que comentar, así que estaré haciéndolo mañana o, a más tardar, el día siguiente. De aquí a que eso suceda, les deseo que tengan muy buena suerte.

Un comentario en “Película. La Saga Completa de Crepúsculo. “Amanecer Parte Uno” de Bill Condon, 2011

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s